Las personas buenas, pueden perdonar mil veces, pero cuando se van no vuelven.

0
15176

Sigo sin entender porque es tan complicado que la gente aprecien a las personas buenas, no lo entiendo sinceramente, me siento cansada de ver como esto me sucede una y otra vez, y me cansa también el darme cuenta de que nadie es capaz de valorarme hasta que ya no estoy, quizás no debí perdonarte tantas veces, quizás debí mandarte al diablo en la primera que me hiciste, pero sigo pensando que las personas merecen la oportunidad de mostrar su mejor rostro y también pienso que todos pasamos por momentos difíciles, momentos en los que incluso nosotros mismos no nos soportamos, y esos momentos no nos definen como personas, de hecho en esos momentos nos comportamos como alguien completamente diferente a quienes somos en realidad, a lo que estamos acostumbrados.

No me gusta rendirme de inmediato, siempre me gusta tener la certeza de haberles dado a todos la oportunidad de redimirse de sus malos pasos, lo hago porque no quiero sentir el remordimiento de preguntarme “¿Qué hubiera pasado si…?”, es por eso que aguanto todo lo que puedo aguanto hasta que me queda claro que esa persona con la que estaba no era lo que yo quiero, que no era el hombre a quien estaba buscando, lo hago para tener la certeza de que no estaba pasando solo por un mal momento, si no que así era él en realidad, lo hago para poder mirar hacia adelante cuando me vaya, y para saber que jugué todas mis cartas y que él que me acompañaba también tuvo su oportunidad de jugarlas, lo hago porque en el fondo me gustaría que si algún día me encuentro con alguien a quien le plante una mala cara sin querer, o me comporte grosera o distante por estar sumergida en mis problemas o pensamientos me de al igual que yo la oportunidad de demostrar que esa no soy yo, y que solo era una faceta complicada de mi vida.

Pero sigo pensando que quizás estoy enviando el mensaje equivocado, creo que las personas mal interpretan mis actos, y creen que estaré ahí por siempre esperando por sus mal tratos, piensan que no tengo el valor para irme cuando lo considere necesario, piensan que no me respeto, que no me amo y que por eso aguanto tantas canalladas, pero lo que no saben es que no tengo temor de estar sola, temo más estar en una mala compañía, no saben que mi historia se ha escrito en base a todos esos fracasos amorosos por los que he pasado, no se dan cuenta de que una vez tomada la decisión no daré la vuelta a mi cabeza para mirar lo que he dejado atrás, porque me ha quedado claro que esa persona no era quien yo estaba buscando.

Las gente sigue pensando que las personas buenas somos estúpidas o algo parecido y que pueden hacer con nosotras lo que quieran, pero no se dan cuenta de algo muy importante: aguantamos mucho, incluso a veces demasiado, pero una vez que nos vamos no hay fuerza que nos haga volver, y es triste ver que es en ese momento cuando la mayoría se dan cuenta de lo que acaban de perder e incluso algunos llegan llorando, rogando, suplicando una sola oportunidad más, pero nosotras no volvemos sobre nuestros pasos, porque ellos recién se dan cuenta de lo que perdieron, pero nosotras ya sabemos perfectamente que lo que hay en ellos no vale la pena, así que si vuelves a tener la suerte encontrarte con una buena mujer una vez más te recomiendo que la valores, porque esas oportunidades no suelen repetirse en la vida, por mi parte ya no tengo nada más que hablar contigo, adiós.

Autor: Sunky