Y me alejé, porque cuando alguien no presta atención a lo que dices y no valora lo que das, es mejor tomar distancia.

0
2033

Frenéticamente te pedí que lo arregláramos, pues no hay muro infranqueable que se resista a la comunicación y a las ganas de salir adelante, por eso hice todo lo que estaba a mi alcance por llegar a tu corazón, por hacerte ver lo mucho que te amaba, pero nunca fui capaz de mover las fibras de tu corazón, nunca pude alcanzar tus sentimientos, y fue a raíz de eso que entendí que solo estaba perdiendo mi tiempo, porque no había nada que pudiera hacer yo sola, el amor es de dos, y por más que uno quiera nunca será capaz de amar por los dos, nunca podría poner la parte que a ti te toca, estaba por primera vez ante un escenario en el que por más que me esforzara no podría llegar a nada si tu no querías avanzar, si tu no estabas dispuesto a amarme, y aunque con palabras decías que sí, todos tus actos y tu actitud me habían demostrado durante mucho tiempo que no te importaba.

Desgraciadamente para mi ya era demasiado tarde, ya había decidido enamorarme de ti, ya estabas dentro de mi corazón y me era imposible olvidarte del todo, aun cuando yo había decidido irme, el dolor que había en mi pecho era demasiado grande, la razón y el corazón como bien sabes no suelen estar de acuerdo en muchas cosas, y mi corazón a pesar de todo seguía terco aferrándose a ti, aún cuando estaba segura de hacer lo correcto, aún cuando estaba convencida de que nunca llegarías a corresponderme más que solo con tus palabras, aún cuando por experiencia propia había experimentado tu desdén y tu abandono, mi corazón se negaba a dejarte atrás, y trataba de chantajearme haciendo más brillantes los pocos recuerdos felices que compartimos alguna vez, pero en el fondo sabía que era mentira, que incluso mi corazón exageraba en los detalles para convencerme de volver contigo.

Aún más difícil fue cuando tu te sumaste y trataste “recuperarme”, como si alguna vez me hubieras tenido en realidad, y es que estoy segura que a pesar del tiempo que pasamos juntos, nunca entendiste quien era yo en realidad, nunca supiste lo que realmente sentía por ti, nunca entendiste como me sentía y como me hiciste sentir, y puedo estar segura de esto porque si te hubieras percatado de quien era, como pensaba y que sentía por ti nunca me hubieras dejado partir, nunca me habrías descuidado tanto, nunca me hubieras hecho sentir sola y en completo abandono, en realidad nunca me escuchaste, y nunca supiste quien fui en realidad, y el vacío que sentiste en el momento de mi partida no fue otra cosa que la realidad golpeándote en la cara, ahí fue cuando comenzaste a notar solo algunas de las cosas que yo siempre te daba, pero nunca sabrás en profundidad lo mucho que yo te amaba.

Para mi suerte tardaste mucho en reaccionar, y digo que fue suerte porque es ahora que voy comenzando a olvidarte cuando puedo ver la realidad de las cosas, cuando puedo entender con que poco me conformaba y lo peligroso que es enamorarse tan rápidamente de alguien que aún no te ha demostrado nada, pero sobre todo entendí que no hay peor manera de desperdiciar el tiempo que buscando el amor en alguien que no puedes tocar, y con eso me refiero a alguien que no te escucha, alguien que es incapaz de ver todo lo que haces por él, alguien que solo comprende una pequeña parte de lo que valías cuando le haces falta, y ¿Qué merito tiene valorar las cosas cuando ya no están? Eso no va a hacerme regresar, ni tampoco cambiara mi forma de pensar sobre ti, eso solo deja en claro lo mucho que me ignorabas.

Autor: Sunky