Todos somos el malo en el cuento de alguien

0
105

Imagino que piensas que voy a pelear por aquel extraño que estuvo a mi lado durante todos estos años, imagino que has pensado en varias estrategias para quitarme de tu camino, para poder estar con él y hacer que ya no sea solo un invitado en tu cama de vez en cuando, imagino que piensas que soy tu enemiga simplemente por haber llegado primero que tú, incluso creo que alguna vez haz pensado que de haber llegado antes a su vida ustedes dos pudieron haber tenido una vida digna como esposos, quizás fantaseas con haberlo conocido antes que yo y en haber sido tú quien le hubiera dado hijos y no yo, quizás creas que tu vida y la de él serían mejores simplemente con el hecho de que yo nunca hubiera existido o que al menos nunca lo hubiera conocido, pero estas en un error.

Para empezar me gustaría decirte que no tienes nada de qué preocuparte, yo no soy de esas personas que pelean contra una amante, porque ni mi marido ni tu están a mi altura como para rebajarme a pelear contigo por orgullo, o por él como si se lo hubiera merecido, los tres somos adultos y todos sabemos que lo que hicieron no está bien, y debo confesarte que cuando comencé a sospechar de que él me pudiera ser infiel me dolían las tripas solo de imaginarme que los encontraba en medio de uno de sus encuentros fortuitos, pensaba que si llegaba a ser verdad iría a romperte la cara y a él por la noche le cortaría los huevos, eso pensaba en ese entonces porque aun lo quería, porque aún era importante para mí, y todos debemos defender a las personas que nos importan y que no queremos perder.

Pensaba que serías mi peor enemiga y que viviría mal diciéndote hasta el último de mis días, pero hubo algo en lo que no pensé, porque cuando por fin me di cuenta de sus mentiras y entendí que me era infiel, en ese momento dejó de ser importante en mi vida, dejó de ser alguien que valía la pena defender, incluso dejó de ser alguien que se mereciera una oportunidad más, porque entendí que aquello que me había hecho era algo que nunca le sería capaz de perdonar, por más que se disculpara conmigo, por más que me jurara que cambiaría, por más regalos o detalles que hubiera podido tener conmigo, incluso aunque nunca más me volviera a ser infiel, en el fondo de mi corazón lo sabía, lo que sentía por él se perdió el mismo día en que me entere que me era infiel.

Es curioso, yo pensaba que eras la mala de mi historia, y seguramente tu piensas que yo soy la mala de la tuya, quizás él te contó algo así como que las cosas estaban mal entre nosotros, o que de alguna manera yo no le apreciaba, o que habíamos caído en la monotonía, o que la chispa que había entre nosotros se había apagado, no se realmente que historias te contó, y sinceramente no me importa, pero casi estoy segura que en esas historias yo soy la bruja mala del cuento, y tu fuiste durante un tiempo la mala del mío, pero aunque no lo creas ahora mismo considero un alivio el que llegaras a nuestras vidas, porque gracias a ti me di cuenta de que la persona que yo quería no se lo merecía, y fue gracias a ti que pude exigirle el divorcio y quedarme con todo lo que teníamos, porque fue el quien abandonó su hogar, así que todo terminó beneficiándome al final.

Espero que tu interés en él no fuera superficial y que aún lo quieras ahora que ya no tiene nada, ahora puedes quedarte con él aunque tendrán que comenzar de cero como lo hicimos él y yo en su tiempo, construyan una nueva familia y un hogar como el que teníamos, y de verdad quiero que sepas que no te guardo rencor, no puedo odiar a alguien que es muy inferior a mi y que me terminó haciendo un favor, pero ten cuidado, porque la infidelidad no es una gripa, no es algo que se quita y ahora serás tu quien podría ser la mala en los cuentos que él le terminé contando a la nueva tipa con la que quiera comenzar su nueva aventurilla, entonces sabrás lo que es estar en mi lugar, entonces encontrarás una nueva mala en tu cuento y tú serás la mala del suyo, porque es inevitable que siempre seamos el malo en la vida de alguien más.

 Autor: Sunky