Nunca dejar a Dios fuera de tus proyectos es la clave del éxito.

0
24463

Alguna vez leí una frase que me dejo pensativa; “Quien necesita de la religión para ser bueno no es una persona buena, es como un perro amaestrado”, entendí el concepto sin embargo creo que también tiene un toque errado, es verdad que si necesitas ir a escuchar todo el tiempo que debes ser una buena persona y a partir de ahí lo haces sería casi como perder la libertad de elección y comportarte bien más por compromiso que por otra cosa, pero hay una relación que tenemos con esa fuerza creativa que nos puso sobre la tierra y en esa relación intima no hay hipocresía, y es ella quien en verdad saca lo mejor de cada uno de nosotros.

No quiero sonar como una cucaracha de templo, yo tengo mi religión la cual no voy a decir por el simple hecho de que quiero respetar las creencias de cada uno, pero estoy orgullosa de el vinculo que tengo con Dios, para mi Dios es esa fuerza creadora que se encargo de poner los medios para que todo existiera, yo la llamo Dios, algunos prefieren llamarle de otras maneras: energía, cosmos, etc.

Como dije antes no quiero invitar a nadie a ninguna religión en específico, ni decir que la mía es la verdadera y todas las demás están equivocadas, tampoco quiero decir que forzosamente se debe de creer en un Dios para ser buena persona, hay muchos ateos que conozco que son personas formidables, pero todos al final creemos en algo que es más grande y más importante que nosotros mismos, es de eso de lo que quiero hablar, de esa conexión que todos podemos experimentar por medio de una oración, o de la observación de la naturaleza, por el contacto con otros seres vivos, por simplemente abrir los ojos y admirar toda la creación.

Todos tenemos o podemos tener esa conexión especial con ese Dios que hemos elegido, porque a final de cuentas muchas personas le llaman de distinta manera pero todos lo describen de forma similar, así que es bueno tener a nuestro Dios siempre presente al momento de tomar decisiones, al momento de conseguir nuestros logros, porque eso nos mantendrá con los pies en la tierra, y nos permitirá seguir siendo humildes, pues sabremos de antemano lo pequeños que realmente somos, aquel que se conoce y conoce sus verdaderas dimensiones es quien de verdad puede llegar a ser grande.

Tener a Dios en nuestras vidas no es necesario para ser buena persona, pero definitivamente quien tiene a Dios de su lado es alguien mucho más feliz, y también tiene más probabilidades de sacar lo mejor de si mismo, tener a dios cerca nuestro nos hace consientes de que hay otras personas que nos necesitan, nos ayuda a mantener una perspectiva correcta, al menos para mi tener a Dios en mi vida a sido la clave de mis mayores éxitos.

Autor: Chivy