Hombre que ama, no insulta ni maltrata.

0
2303

Creo que eres el único de los dos que no se ha dado cuenta de que en realidad no me amas o no sabes amar, y es que a pesar de que hay momentos en los que puedes ser muy dulce, sutil, cariñoso y comprensivo, hay otros en los que eres todo lo opuesto, y eso no es normal, el amor no es una montaña rusa en la que unas veces se ama y otras se odia, el amor es una constante que ocasionalmente se ve interrumpida por los malos momentos, en los que el amor no se transforma en otra cosa, simplemente se atenúa por un momento, no dejamos de sentir amor, simplemente nos vemos ocupados por otras cosas que nos distraen por un lapsus de tiempo.

Quiero dejar en claro que soy una adulta y no es tu roll educarme, no quiero que me “enseñes a ser buena mujer”, yo soy la mujer que soy y tu solo debiste limitarte a decidir si era “la adecuada para ti” o no, no te veo como mi padre mi pretendo que lo seas, así que es innecesario que intentes sermonearme o educarme para que “cambie”, porque yo no te he pedido a ti que cambies nada a pesar de que tienes varias cosas que no me gustan, pero incluso viéndote como a un padre que trata de educar a una hija, me preces excesivo y demasiado agresivo.

Entiendo ahora no solo que somos por completo incompatibles, si no que no quisiera darte un hijo para que lo educaras de esa manera en la que te gusta enseñar, y aunque en ocasiones seas muy lindo y cariñoso, no hay suficiente amor que haga que valga la pena ser lastimado por alguien más, y como te he dicho antes ni tu vas a educarme o cambiarme ni yo pienso hacerlo contigo, lo único que podemos hacer es decidir si la persona que tenemos frente a nosotros es la que queremos tener de compañero para toda la vida y yo tengo claro que al menos para mi no eres el hombre que estoy buscando.

Esta explicación no es para tratar de cambiarte en nada, no es para que te transformes e intentes de nuevo, es para darte las razones de mi partida, para dejarte claro que no tiene sentido que vuelvas a buscarme, porque me ha quedado claro que no quiero esos insultos y maltratos en mi vida ni en la de aquellos que alguna vez serán mis hijos, yo busco un hombre más dueño de sus emociones, que sepa controlarse cuando se molesta y sepa decir lo que le incomoda sin la necesidad de lastimar a los demás, quiero un hombre que pese a la ira o la discordia que pueda existir entre nosotros siempre me trate como a una dama, porque eso es lo que soy, quiero un padre cariñoso que enseñe a nuestros hijos con carácter y disciplina pero sin insultarles o hacerles sentir menos jamás, quiero a un hombre completamente diferente a ti.

Autor: Sunky