No me mato, pero algo murió en mi ese día.

0
1220

Sentir que algo nos pertenece es solo una ilusión, las cosas se pierden, se desgastan, se acaban, las personas, cambian, se alejan, desaparecen, los sueños cuando se alcanzan desaparecen, cuando no se alcanzan se alejan dejándonos dolor y desesperación, en realidad nada nos pertenece, todo lo que tenemos, sean cosas, dinero, amistades o amor puede desaparecer de un momento a otro, porque todos somos vulnerables, cambiamos y nos transformamos, e incluso aquello que más nos gustaba en alguna época puede terminar siendo solo un recuerdo en otra época diferente, a pesar de esto, y que lo que digo no es un secreto para nadie, todos siguen intentando obtener cosas, todos siguen intentado poseer algo o a alguien, todos siguen persiguiendo fantasmas para después darse cuenta de que todo fue una ilusión.

Soy consciente de que al final nada he de llevarme, soy consciente de que las personas somos frágiles y que podemos cambiar de gustos, o de ideales, y aún así no puedo evitar perseguir ese sueño que la mayoría busca, un amor que me comprenda y que me acepte como soy, alguien que sea capaz de amar mi locura y mis momentos de tristeza, ya que es fácil que a alguien le guste lo bueno de otra persona, pero de la parte obscura nadie quiere enamorarse, ven a las personas y tratan de diseccionarlas en partes, aceptan las buenas y tratan de omitir las malas, o peor aún de cambiarlas, negando así a la persona que “dicen amar”, pero eso no es amor, porque las personas no pueden ser separadas, ni tampoco se les puede obligar a cambiar.

Aún así soy de esas cabezonas que tienen que caer miles de veces para entender el error que están cometiendo, y aunque sé que no se debe de cambiar por amor lo intenté de nuevo con él, intente ser la persona perfecta, la mujer de sus sueños, la versión de mi que más le agradara, aunque en el camino esa versión se alejara más y más a lo que en realidad yo soy, todo por perseguir unas migajas de cariño, todo por merecer la aceptación total de aquel que yo quería a mi lado, de aquel que aunque no me amaba yo me aferraba en mantener a mi lado costara lo que costara.

Pero a final de cuentas me falte el respeto a mi misma, me traicioné como nunca antes lo había hecho, pensaba que era en “el nombre del amor”, pero la realidad distaba mucho de eso, en realidad el amor no puede ser recibido por alguien que no se acepta y se ama, y al faltarme al respeto de esa manera le invitaba a él a hacerlo también, así que nos hicimos cómplices él y yo, de destrozar a mi verdadero yo, pero al final nadie puede enamorarse de quien no se respeta, y todos mis esfuerzos fueron en vano, él terminó marchándose a pesar de todos los cambios que hice por él, a pesar de haberme traicionado a mi misma con la única intención de agradarle más y lo más absurdo de todo esto es que antes de irse me dijo “al principio me gustabas más”.

Ahora entiendo que una persona que pone al otro por encima suyo no puede ser atractiva en realidad, entendí que la mayoría de las personas se van a marchar, incluso aquellos con los que se llegue a vivir historias épicas, solamente se quedará uno y si bien me va, así que no debo de forzar las cosas con alguien que no es para mí, y sobre todo no debo traicionarme nunca por nadie, por más importante que parezca, si su destino es marcharse es mejor que lo haga cuanto antes, y aunque creo que ya le supere, aunque soy capaz de sonreír nuevamente, algo dentro de mi murió con su partida, porque por más que quiero ya no puedo volver a ser completamente la misma.

Autor: Sunky