Él no era el indicado, pero fue lo mejor de mi vida.

0
979

¿Cómo puedo dejar de recordarte, si olvidarte equivale a olvidar la mejor historia de mi vida?, ¿Cómo puedo seguir adelante y convencerme de que era necesario que fuéramos por caminos separados?, me cuesta imaginarme un futuro mejor en el que no estés, me cuesta convencerme de que estaremos mejor de ahora en adelante, sin tus besos, tus abrazos, tus sonrisas y tu compañía, porque en el fondo sigo pensando que no era necesario que nos separáramos, porque en el fondo sigo pensando que pudimos solucionarlo y convertir en algo posible aquello que tu consideraste por completo inviable, porque para mi es más complicado rendirme que seguir adelante, porque estoy acostumbrada a lidiar con los problemas pero no tanto con las despedidas.

Sin embargo sigues repitiéndome que esta decisión es lo mejor para los dos, y por más que escucho tus razonamientos no veo la forma si quiera que sea lo mejor para ti, imagino que hay cosas que no me estas diciendo, imagino que has encontrado un nuevo amor y que tratas de ponerle un fin a lo nuestro que coincida con lo bonito que fue nuestra relación, y no sé si el tratar de engañarme con el final de lo nuestro sea lo mejor, porque necesito razones para convencerme que nuestra separación tiene un propósito real, y si la historia nuestra fue tan bonita y el final incluso lo es ¿Cómo diablos se supone que pueda convencerme de dejarlo todo atrás?, si me estas mintiendo dímelo de una vez, si me ocultas algo es el momento de confesar.

Que yo he luchado más por relaciones que valían menos, que si no me dices lo que realmente esta pasando no creo dar mi brazo a torcer, no creo poder encontrar resignación ante una realidad que me invita a seguir luchando, aunque en el fondo quizás ya sé la verdad, quizás lo único que necesito es escucharlo decir de tus labios, quizás al admitirlo pueda aceptar la realidad que me he negado a ver, esa realidad en la que presumo serás como la mayoría, en la que eres solamente un hombre más que sucumbe ante su sed fisiológica de seguir conquistando cuanta mujer se ponga frente a el, ese tipo de hombres que no tienen el valor de enamorarse de nadie, que solo quieren pasar por la vida de las personas como una aventura, pero que jamás se involucran con nadie porque en el fondo son unos cobardes.

Porque para amar se necesita un valor que pocos tienen, una confianza que cada vez es más difícil de encontrar, una determinación de la que la mayoría de las personas carecen y sobre todo se necesita tener la capacidad de confiar en los demás tanto o más como confiarías en ti mismo, este tipo de personas son realmente difíciles de encontrar, y yo creí que tu eras un hombre de estos, pero quizás la realidad es que solamente eras alguien divertido, alguien con la capacidad de escucharme y decirme lo que quería escuchar, alguien que pretendió ser el hombre que yo buscaba, alguien que me regalo los mejores momentos de mi vida, y aunque todo fuera un engaño por un buen tiempo se sintió real, y al final me quede con las manos vacías, porque en realidad nunca se llenaron aunque yo sentí que lo hacían.

Autor: Sunky