Nadie nos pertenece, por eso hay que disfrutar cuando se puede y aprender a dejar ir cuando se debe.

0
2268

Estoy comprometida eso es un hecho, de no estarlo ni siquiera comenzaría con esto, relacionarse duele, duele porque dejas entrar a las personas tan adentro de ti que pueden hacerte daño sin que exista nada de por medio que pueda protegernos, y es que aunque podemos estar a la defensiva con las personas que no conocemos, aunque podemos vestir nuestra armadura para enfrentarnos a la vida día a día, las personas que dejamos entrar en nuestro corazón pueden hacernos daño desde adentro, sin siquiera esperarlo y cuando menos te lo imaginas.

Es por eso que cuesta tanto confiar nuevamente, es por eso que me tomo el tiempo necesario para decidir si dejo entrar a alguien nuevo a formar parte de mi vida, pero aún así las personas podemos equivocarnos, o simplemente las personas podemos cambiar con el tiempo, y aquel que ahora te puede jurar amor eterno, aquel que en este momento sería capaz de dar su vida sin dudarlo por ti, en un tiempo quizás termine cambiando de opinión y se vale, se vale siempre y cuando las cartas se pongan sobre la mesa, porque nadie puede prometer cosas creibles sobre el futuro, ya que nadie sabemos en realidad que es lo que va a pasar, solo podemos expresar nuestros deseos sobre lo que nos gustaría que pasara, pero nadie puede asegurar que será así.

Las personas cambian y sus corazones también, las emociones más fuertes pueden terminar muriendo, o convirtiéndose en la emoción contraria, uno nunca sabe, y es por eso que es tan importante disfrutar del momento cuando se esta viviendo algo bueno, algo maravilloso como lo que estamos viviendo, y tengo miedo de encariñarme demasiado, porque si algo sucede en un futuro ese cariño que ahora te tengo dolerá igual demasiado, por eso tengo miedo, pero aun con miedo no quiero limitar mis sentimientos por ti, vivir es arriesgar y creo que te lo mereces, así que confiaré en ti con la mejor de las esperanzas.

No obstante, si en algún momento dejas de amarme prometo dejarte ir libremente, incluso prometo darte mi amistad si así lo requieres, prometo no odiarte, prometo desearte la mejor de las suertes y solo a cambio te pido que me hables con la verdad, solo a cambio te pido que seas la primera persona por la que me entere, te pido que me trates con respeto y no me lo ocultes, y entonces te dejaré ir en paz, de igual manera, si mis sentimientos por ti llegaran a cambiar, haré lo mismo y te lo diré cuanto antes, esta es mi promesa y mi condición para que pueda decirte eso que quieres escuchar, “Si, si quiera ser tu novia”, quiero vivir todo lo que la vida nos permita juntos, y si Dios así lo quiere también sería feliz si nunca más tuviera que buscar pareja, porque resultara que tu fueras mi pareja ideal.

Autor: Sunky