Si hubiese sido por mí, seguiríamos juntos.

0
1912

Es completamente desagradable encontrarse con este tipo de decepciones, especialmente cuando subes a un pedestal a alguien que no se lo merecía y de pronto te preguntas ¿Cómo es que llegue a querer tanto a ese idiota?, eso es algo que no le deseo a nadie, pero creo que desgraciadamente es muy común que las mujeres caigamos en este tipo de errores, sobrevaloramos rápidamente a las personas y muchas veces terminamos imaginándoles mucho mejores de lo que realmente son, quizás se deba a ese enorme deseo que tenemos de encontrar por fin a alguien que valga la pena, pero ese deseo quizás sea el que nos termina cegando para ver la realidad que tenemos frente a nosotros, hasta que es demasiado obvio y no podemos seguir negando el hecho de que una vez más nos equivocamos de persona al elegir.

Y así fue como mi desafortunada vida me condujo nuevamente ante ti, alguien que parecía centrado, lindo y emocionalmente fuerte, y de alguna manera creí que eras algo parecido al tipo de hombre que buscaba porque no solías decir ofensas machistas o cosas así, por el contrario parecía molestarte que los otros hombres se expresaran de forma ofensiva o lasciva de las mujeres, parecías conectado a mí en la forma en que yo pienso que el mundo debería de ser, y me seguiste la corriente cuando daba mis largos discursos sobre los valores que debería de tener la gente, fue por eso que decidí darte una oportunidad, pero impertinentemente me enamore de ti sin antes comprobar que todo lo que decías fuera realmente parte de tus convicciones reales, quizás estaba algo apresurada por comenzar a vivir historias emocionantes contigo, pero después de tropezarme contigo entendí que nunca es bueno ir demasiado rápido cuando de amor se trata, porque puedes terminar enamorándote de alguien que más que hombre parezca una rata.

No pasó demasiado tiempo para notar como tu comportamiento iba convirtiéndose en todo lo opuesto a que suponías ser, y aunque con la boca no dijeras nada tu mirada de delataba constantemente, y a pesar de que quería pensar que eso era hasta cierto punto normal, y que no tenía nada que ver con tu convicción de estar a mi lado y respetarme, en realidad tu solo me valorabas por las mismas razones que mirabas a las demás, para ti lo importante era que tan bien me veía, o como ustedes dicen que tan buena estaba, y obviamente hay muchas mujeres que me superan en ese sentido, aunque para ser justos si yo me fijara solo en la figura y cara de los hombres en realidad nunca hubieras salido conmigo ni a la esquina, fueron esos sentimientos y convicciones que te inventaste los que me llamaron la atención de ti, y fue muy triste ver como de eso no había nada, fue decepcionante la forma en la que descubrí que solamente actuabas para parecer ser así.

Me lastima ver que después de que demostraste lo poco que te importaba, ahora estés rogándome por una nueva oportunidad, deberías saber que obviamente no te la daré, porque ya me dejaste claro que te iras de nuevo cuando creas encontrar a alguien mejor que yo, y me duele ver cómo es que nada te importaron mis sentimientos, que tu juzgas el valor de una mujer por el tamaño de sus caderas o sus senos, que la personalidad, la inteligencia y la amabilidad, y los sentimientos de las demás personas para ti no significan nada, pero ahora tratas de usar aquellas emociones que no logras entender para convencerme de volver, y hasta para eso eres torpe, porque no entiendes que no hay nada que me interese ahora que se quién eres en realidad, porque a diferencia de ti, yo si veo en las emociones de las personas, en sus sentimientos valores más importantes que nada más, por eso ahora que sé que careces de todos ellos no me interesa darte ni una sola  oportunidad más.

Autor: Sunky